Menorca a vista de marinero

menorca-barco

¿Quién no ha estado en Menorca o ha deseado estarlo alguna vez? Bañarse en sus tranquilas playas o pasear por alguna de sus increíbles calas, hacen de unas vacaciones en Menorca una experiencia inolvidable e irrepetible.

Los que han estado han podido comprobar el ambiente relajante de la isla, que con sólo 90.000 habitantes, 30.000 en cada uno de sus dos mayores núcleos urbanos, hace de Menorca el sitio turístico perfecto para familias y grupos de personas que buscan tranquilidad y desconexión total para recargar las pilas de cara a la vuelta de la rutina.

Pero no es lo mismo disfrutar de esta isla del archipiélago balear desde tierra que desde el mar. Es cierto que en tierra se puede aprovechar más el ambiente turístico y festivo, y que es de obligado cumplimiento visitar las dos ciudades más importantes: Mahón y Ciudadela. El puerto de ambas ciudades es el lugar de encuentro para turistas, y aunque no puede acercarse ni de lejos al ambiente nocturno de Ibiza, los viernes y los sábados en Mahón, no desmerecen en absoluto. Pero además, son lugares ideales para el alquiler de un barco en Menorca y disfrutar de la isla de una manera diferente.

Desde el mar la cosa cambia: Alquilar un barco  permite realizar absolutamente todas las cosas que se quieran hacer en tierra: recorrer las zonas turísticas del interior, pasear por Mahón y Ciudadela, cenar un día en cada puerto, tomar unas copas en la Cova d’en Xoroi, etc. Pero además, te da libertad de movimiento por cada una de las playas y calas que en esta isla son casi ilimitadas.

Entre la infinidad de calas de Menorca podrían destacarse cinco que suelen ser las favoritas de los viajeros y que suelen visitarse repetídamente en cada periodo vacacional: la “Cala Mitjana” que está al sur de Menorca, de aguas cristalinas y fácil accesibilidad; la “Cala Galdana” que es una de las playas más grandes y familiares de Menorca y que está acondicionada para hacer multitud de deportes naúticos; la “Cala Pregonda” de color rojido y un ambiente diferente que la hace especial; la “Cala Turqueta” poco accesible y de aguas turquesas que nos hace recordar a las playas del Caribe; y la “Cala Macarella” la más famosa de la isla y la más exótica.

La movilidad y accesibilidad que da el barco hace que Menorca pueda explorarse de principio a fin, y que las calas más pequeñas u ocultas que jamás podrían ser visitadas desde el interior, estén al alcance de todos aquellos que dispongan o alquilen un barco o velero. Calas tan increíbles e interesantes como la “Cala Es Talaier” una de las calas más pequeñas y recónditas de la isla; la “Cala Morell” donde se puede observar el pasado prehistórico con la Menorca actual; o la “Cala Vall” ideal cuando los vientos soplan del sur y las playas están agitadas.

Si ya se dispone de un barco, perfecto, cada periodo vacacional se convertirá en una aventura, pero para los que no dispongan de uno y quieran alquilar un barco en Menorca, hay empresas que ofrecen este servicio, como aBoatTime (https://aboattime.com/es/), uno de los referentes en alquiler de barcos, veleros o yates, tanto con patrón como sin él, que es una de las mejores opciones para alquilar un barco por la buena relación calidad-precio que ofrece, la amplia flota de embarcaciones que tiene a su disposición y las facilidades para realizar la reserva totalmente online.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *